Un nuevo tratamiento con ozono ya evita las cirugí­as de columna

El ozono (O3) es un gas inestable y es uno de los agentes oxidantes más fuertes de que dispone el hombre (principalmente conocido por su rol interviniente en el equilibrio ecológico de la tierra, al filtrar gran parte de las radiaciones ultravioletas que provienen del sol). Ahora, ¿cuáles son sus propiedades medicinales?

El doctor Gabriel Calle es médico especialista en Neurocirugía y explicó a Infobae.com que “el ozono es un gas que se forma por oxígeno y posee propiedades, antiinflamatorias, analgésicas, además de actuar como inmunomodulador, revitalizante, regulador del metabolismo y mejorar el flujo sanguíneo”.

Debido a sus propiedades antisépticas y desodorantes, el gas fue utilizado por la industria para la potabilización de las aguas y en los mataderos de ganado.

En el campo médico, los primeros usos fueron reportados en 1878, en Australia, para el tratamiento de la escarlatina y la viruela.

También fue empleado para la curación de heridas infectadas e infecciones por gérmenes anaerobios, por el ejército alemán, durante la primera Guerra Mundial. Desde entonces y hasta la fundación -en 1972- de la Sociedad Médica Alemana del Ozono, fueron muchos los pioneros en la utilización de este gas y diversas las patologías tratadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.