Un centro del Gobierno vasco vierte aguas fecales al embalse de Ullí­barri

Aguas fecales

Justicia achaca el problema a un fallo de su depuradora tras las riadas de junio y dice que «se resolverá ya»…

Aguas negras. Por el pequeño río Nebarako baja un líquido viscoso y oscuro que desemboca en el embalse de Ullíbarri-Gamboa, principal fuente de abastecimiento de Vizcaya y Vitoria. La causa, según pudo comprobar ayer mismo EL CORREO, es un desagüe del saneamiento del Centro de Reeducación de Menores Penados de Arrazua-Ubarrundia, dependiente de la consejería vasca de Justicia, Empleo y Seguridad Social. La sequía estival ha ayudado al estancamiento del cauce y a la formación de pozas, pero una tormenta puede mover este volumen de agua contaminada con mucha rapidez. Apenas 50 metros alejan la boca del desagüe de la orilla del pantano

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.