Agua contaminación

Prohí­ben el riego con agua del Adaja en Arí©valo por una bacteria

Bacteria

La Dirección de Producción Agropecuaria dela Junta ha declarado la presencia, en determinados tramos de las aguas superficiales del río Adaja, de una bacteria que ataca a la patata, por lo que ha decretado la prohibición de riego con esta agua durante este año y el que viene.

En concreto, según publicó este miércoles el Boletín Oficial de Castilla y León, se ha detectado la bacteria Ralstonia Solanacearum (Smith) Yabuuchi et al., que afecta a los cultivos de solanáceas (patatas), provocando la enfermedad conocida como “podredumbreparda de la patata”.

Dicha bacteria ya fue detectada en explotaciones agrícolas de la provincia de Segovia en años anteriores, por lo que, en la campaña 2008/09, se ha ejecutado un programa de seguimiento de esta bacteria, consistente en la evaluación permanente de las patatas de siembra y de consumo, tanto en explotaciones como en almacenes, así como de las aguas superficiales y de solanáceas silvestres en toda la zona afectada.

Así, en el desarrollo de este programa, se han realizado inspecciones visuales en campo, además de analizar numerosas muestras recogidas durante la campaña, con resultados negativos en patata de consumo, mientras que muestras de agua superficiales recogidas en el río Adaja dieron un resultado positivo entre los términos municipales de Arévalo (Ávila) y Olmedo (Valladolid).

Medidas
Como consecuencia de estos resultados, es “conveniente” tomar medidas preventivas que garanticen la calidad fitosanitaria de la patata, además de continuar el programa de seguimiento, con el fin de controlar la posible difusión de la enfermedad.

Desde la Dirección General de Producción Agropecuaria se subraya que la presencia de esta bacteria no tiene implicaciones en la salud pública para las personas ni para los animales o el medio ambiente en general, ya que sólo afecta a las solanáceas y no a otros cultivos.

Así, se prohíbe el uso de esta agua para el riego de cultivos “sensibles” a la bacteria, como las patatas, los tomates y otras solanáceas cultivadas, además de prohibirse el cultivo de patata y otros de solanáceas (tomate y berenjena) durante los años 2009 y 2010 en las parcelas cuyas aguas de riego procedan de la zona de los ríos declaradas contaminadas por la presencia de Ralstonia solanacearum.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.