Producción cientí­fica sobre aplicaciones terapí©uticas del ozono en el Web of Science

Uno de los descubrimientos más notables durante los últimos años en el campo de la medicina alternativa es el empleo del ozono como agente terapéutico. La ozonoterapia es una terapia natural consistente en la aplicación de una mezcla de Oxígeno (O 2 ) y de Ozono (O 3 ), con alto grado de eficacia, bajo costo y muy práctica, si se considera la infraestructura necesaria para su administración.1

El ozono es una forma alotrópica (O 3 ) del oxígeno molecular (O 2 ), que está presente como un constituyente gaseoso natural en las capas altas de la atmósfera y representa el 0,0001 % de su composición total. Fue descubierto en 1785, por el físico holandés Martinus van Marum mientras realizaba investigaciones con máquinas electrostáticas, que desprendían un olor característico, único y punzante;2 y bautizado en 1840 por C. Schonbein, quien repitió los experimentos de van Marum y describió sus principales propiedades químicas. Etimológicamente, la palabra “Ozono” deriva del griego “ Ozein”, verbo que significa “oler”, y esto reafirma las características de este gas, el cual no puede olerse cuando su concentración supera las 0,1 ppm, porque comienza a ser un gas irritante.3

El descubrimiento de las propiedades bactericidas y cicatrizantes del ozono permitió a los investigadores profundizar en el conocimiento de sus efectos beneficiosos, hasta entonces desconocidos, y en el uso del ozono como terapia curativa en los distintos campos de la medicina. Kleinmann, en Alemania, realizó el primer estudio bacteriológico en el que describió el efecto del ozono sobre organismos los patógenos.4 La primera constancia bibliográfica de su uso en medicina, data de la primera guerra mundial, cuando el doctor A. Wolff comenzó en Alemania a realizar curas con ozono para la limpieza y desinfección de heridas sépticas de guerra.5 Payr en 1935, 6 y Aubourg en 1936,7 utilizaron, por primera vez, mezclas de ozono-oxígeno insuflado por vía rectal para tratar fístulas y colitis ulcerativas.

En 1950, J. Hansler desarrolló el primer generador de ozono para uso médico, que permitiría la dosificación exacta de las mezclas de ozono-oxígeno. 8 Este hallazgo fue decisivo en la terapéutica, porque era necesario aplicar una dosis adecuada de ozono para evitar la peroxidación excesiva que pudiese ocasionar daño en las membranas de las células.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.