Myriam Illescas « La medicina es un arte »

Al principio sólo se siente un leve dolor a causa de una diminuta aguja. Luego, unas gotas de sangre son suficientes para que Myriam Illescas, tras el lente de su microscopio, analice ‘in vivo’ e ‘in vitro’ (test HLB) los cambios que sufren las células de nuestro cuerpo o, como ella misma dice, el desequilibrio entre la producción de radicales libres y el sistema antioxidante. Esta médica internista, que estudió en Budapest (Hungría) y se especializó en Munich (Alemania), pone en práctica la medicina ortomolecular.

¿También es un tratamiento de la medicina ortomolecular?
-Sí, al igual que la ozonoterapia. El ozono es el oxígeno, pero con tres moléculas. Tiene una mayor capacidad de penetración que el oxígeno, de tal forma que ayuda a antioxidar las células. Lo aplico en una cámara. Los pacientes entran ahí, que es como un sauna, que ayuda a desintoxicar, reduce los radicales libres. Se limpia la piel, se relaja y hasta ayuda a disminuir la celulitis. También existe un tratamiento nuevo…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.