Los ecologistas apuestan por la potabilización del agua con ozono y rayos ultravioletas y reclaman más controles de los vertidos industriales al alcantarillado municipal

Con motivo de la celebración ayer del Día Internacional del Agua, Ecologistas en Acción (EA) de Valladolid reiteró «la necesidad de sustituir el actual sistema de potabilización a base de cloro, por sistemas de ozono y rayos ultravioleta, porque el cloro supone la utilización de un producto tóxico que genera altos riesgos de almacenamiento y en la propia potabilización se generan otras sustancias tóxicas, como son los alometanos, que ya han sido detectadas en los análisis del agua de Valladolid», según explicó en rueda de prensa Ildefonso Vara, portavoz de la organización

Asimismo, reclamó «la necesidad de mejorar el control de los vertidos industriales a la red de alcantarillado municipal». El control de estos vertidos, añadió, compete al Ayuntamiento, «y en 1990 se aprobó un reglamento al respecto que en ningún momento ha llegado a aplicarse», lo que provoca que a la depuradora municipal «llegan unas aguas que contienen residuos industriales incontrolados que generan frecuentes problemas en su funcionamiento», según esta organización.

Ecologistas en Acción pidió que «la sociedad se plantee seriamente dar solución al consumo excesivo de agua, tanto a nivel industrial como doméstico; y a nivel municipal, cómo poner coto a las pérdidas de agua potable en la red y al agua no facturada», y otras medidas, como separar el agua de lluvia de las aguas negras y grises para su aprovechamiento en el riego o, debidamente tratada, el consumo humano».

Enfermedades y conflictos

Ecologistas en Acción e Ingeniería Sin Fronteras de Castilla y Leónaprovecharon la celebración del Día Internacional del Agua para denunciar que más de mil millones de personas en todo el mundo no tienen acceso al agua potable, cerca de 2.400 millones no disponen de sistemas de saneamiento adecuados, y el cólera causa dos millones de muertes anuales, la mayoría de niños menores de cinco años, según recordó Alejandra Martínez, de Ingeniería Sin Fronteras.

En los últimos 50 años se han producido 507 conflictos por el agua, 21 de ellos militares, y la gestión de los recursos hídricos se realiza de forma no sostenible, tanto en países del Norte como del Sur, sin que se tenga en cuenta la protección de los ecosistemas ni el mantenimiento de la biodiversidad.

Consideran que «el acceso al agua es un derecho humano, reconocido por la ONU como un derecho económico, social y cultural; y un bien común, indispensable para la vida, que no debe ser considerado como un bien económico sujeto a las reglas del mercado, al menos cuando se destina a satisfacer las necesidades básicas de seres humanos».

Por ello reclaman al Gobierno que cumpla los acuerdos internacionales que permitan reducir a la mitad, de aquí al año 2015, el porcentaje de personas sin agua potable y sistemas adecuados de saneamiento y que desarrolle políticas sectoriales de cooperación en esta materia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.