La contaminación en China detiene su futuro

 

 

 La contaminación en China detiene su futuro…

Para los chinos, la figura mitológica del dragón, por milenios símbolo del mandato divino de sus emperadores dinásticos, no echaba fuego por la boca sino que representaba el agua. Hoy en la China no sólo han desaparecido las dinastías sino que también existe una escasez crítica de agua potable y de aire puro.

La explosión en el desarrollo industrial de los últimos 30 años, con un crecimiento de 8 por ciento anual, ha sacado a millones de personas de la pobreza más paupérrima. No obstante, la necesidad de alimentar a un 20 por ciento (1,300 millones de personas) de la población global con sólo el 7 por ciento de las reservas de agua, ha llevado a China a explotar todos sus recursos naturales con un abandono desastroso.

Los atletas internacionales se asombrarán al llegar a la Ciudad Olímpica en los próximos días porque, hasta que se acostumbren, les arderá la garganta, se les irritarán los ojos, y hasta pudierans oprimírseles los pulmones y experimentar falta de aire. Por mucho que el gobierno central se esfuerza por lustrar y embellecer el área, los rayos solares escasamente penetran la gruesa capa de contaminación suspendida sobre la Ciudad Prohibida, corazón de esta metrópolis…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.