Noticias Ozono

Gana estudiante Premio de Ingenierí­a del DF

Describió que el proyecto está integrado por tres fases: la primera consiste en colocar cribas de acero -para evitar la corrosión- a lo largo de tres kilómetros en los lechos de los ríos, éstas se construyen con diferente granulometría -apertura de las celdas-, dependiendo del tipo y característica de la basura.

Una vez concluida la recolección de la basura, continuó, se procede a la segunda fase, que tiene como característica “encapsular el río”, para ello se hace pasar el caudal por un canal construido en el lecho del afluente y se le agregan químicos coagulantes -empleados en los procesos de purificación-.

Ello, agregó, para separar del agua los componentes dañinos que contiene la materia orgánica, y al finalizar esta fase se obtiene agua que puede emplearse para algunas actividades humanas: bañarse, limpiar el hogar, regar plantas y en los cultivos.

En la tercera etapa el recurso puede purificarse, para ello se requiere un trecho de 100 metros lineales, donde se aplica ozono para neutralizar metales pesados y eliminar bacterias, y también se hace pasar el recurso por una cámara de rayos ultravioletas, con estos dos elementos se logra agua potable propia para el consumo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.