Europa se aferra al ‘carbón limpio’

Europa parece empeñada en unir dos palabras que en principio suenan antagónicas “carbón” y “limpio”. …

El carbón está considerado como una de las fuentes de energía más sucias debido a la emisión de partículas y gases a la atmósfera, entre ellos CO2, principal gas de efecto invernadero. Sin embargo las grandes reservas de este mineral en el mundo y sus bajos precios, frente a los altos precios del petróleo y del gas natural, lo convierten en demasiado irresistible para dejar de utilizarlo. De ahí el interés de numerosos países por limpiar el nombre de este mineral.

A finales de julio la eléctrica italiana Enel inauguró, en Roma, un nuevo tipo de central de carbón más eficiente que, según sus promotores, producirá en torno al 4% del total de la energía que consume Italia y permitirá reducir un 18% las emisiones de dióxido de carbono de la planta de petróleo existente allí con anterioridad.

Ahora, esta misma semana, la empresa sueca Vattenfall ha puesto en marcha una central de carbón experimental de 30 megavatios de potencia que separa y entierra el CO2 antes de que pueda escapar al exterior. La planta piloto ha sido construida en Lausitz, una región deprimida del este de Alemania conocida por sus minas de carbón a cielo abierto, y ha costado cerca de 70 millones de euros. ¿Cómo funciona? El CO2 es captado después de quemar el carbón en oxígeno puro y trasladado hasta un antiguo depósito subterráneo situado al norte donde es almacenado. …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.