Agua potable

Agua potable

Se denomina agua potable al agua “bebible” en el sentido que puede ser consumida por personas y animales sin riesgo de contraer enfermedades. El término se aplica al agua que ha sido tratada para su consumo humano según unas normas de calidad promulgadas por las autoridades locales e internacionales.

En la Unión Europea la normativa 98/83/EU establece valores máximos y mínimos para el contenido en minerales, diferentes iones como cloruros, nitratos, nitritos, amonio, calcio, magnesio, fosfato, arsénico, etc., además de los gérmenes patógenos. El pH del agua potable debe estar entre 6,5 y 8,5. Los controles sobre el agua potable suelen ser más severos que los controles aplicados sobre las aguas minerales embotelladas.

En zonas con intensivo uso agrícola es cada vez más difícil encontrar pozos cuyo agua se ajuste a las exigencias de las normas. Especialmente los valores de nitratos y nitritos, además de las concentraciones de los compuestos fitosanitarios, superan a menudo el umbral de lo permitido. La razón suele ser el uso masivo de abonos minerales o la filtración de purines. El nitrógeno aplicado de esta manera, que no es asimilado por las plantas es transformado por los microorganismos del suelo en nitrato y luego arrastrado por el agua de lluvia al nivel freático. También ponen en peligro el suministro de agua potable otros contaminantes medioambientales como el derrame de derivados del petróleo, lixiviados de minas, etc. Las causas de la no potabilidad del agua son:

* Bacterias, virus;
* Minerales (en formas de partículas o disueltos), productos tóxicos;
* Depósitos o partículas en suspensión.

Contenido
[ocultar]

* 1 Producción
* 2 Suministro, acceso y uso
* 3 Formas para conseguir agua potable
* 4 Sustancias peligrosas en el agua potable
o 4.1 Arsénico
o 4.2 Zinc
o 4.3 Cadmio
o 4.4 Cromo
* 5 Referencias
* 6 Véase también
* 7 Enlaces externos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.